Hernandez es un buen ejemplo

Support Local Journalism

LOGIN
REGISTER

blankDetrás de cada historia de éxito, casi siempre hay alguien que guió, apoyó, o impulsó al protagonista a triunfar. En el caso del astronauta de origen mexicano José Hernández, ese “alguien” fueron sus padres, Julia y Salvador. Durante un homenaje que le hicieron hace unos días en el Consulado General de México en Los Ángeles, Hernández relató cómo sus progenitores, a pesar de no tener estudios, lo motivaron a convertirse, de un niño que trabajaba en el campo, en un reconocido astronauta que puso en alto el nombre de México en la NASA. Nacido en French Camp, California, el 7 de agosto de 1962, Hernández dijo que los primeros años de su vida transcurrieron entre México y Estados Unidos, debido a que sus padres trabajaban en los campos agrícolas varios meses del año.

“Desde muy pequeños”, contó, “mis tres hermanos y yo teníamos que ir a la pizca de frutas y verduras. Cuando ya terminábamos, nos subíamos al vehículo de mi papá y él siempre nos preguntaba: ‘¿cómo se sienten?’. Nosotros, por supuesto, nos sentíamos muy cansados.

Mi papá entonces aprovechaba para decirnos: “Pues no se olviden de cómo se sienten y estudien porque, si no, su destino será el campo”.

La advertencia de su padre funcionó muy bien, tanto para José como para sus tres hermanos. “Todos preferíamos ponernos a estudiar porque sabíamos lo que nos esperaba si no lo hacíamos”, recuerda.

Doña Julia también hacía su parte. “Mi mamá era muy buena psicóloga. Ella siempre nos aseguraba que cuando creciéramos íbamos a ser profesionistas.”

Esa idea se les fue arraigando como algo natural, agrega, y por ello nunca dudaron que irían a la universidad.

Con la sencillez que lo caracteriza, Hernández relató que decidió hacerse astronauta cuando escuchó que el costarricense Franklin Chang-Díaz había sido seleccionado para participar en una misión de la NASA para ir al espacio. “Cuando me dí cuenta que él también era latino como yo, me dije: si él puede, yo también”.

A partir de entonces, su vida cambió y se dedicó en cuerpo y alma a cumplir su objetivo paso a paso. Estudió ingeniería eléctrica en la Universidad del Pacífico y después una maestría en la Universidad de California en Santa Bárbara, hasta que entró a la NASA.

Tras varios intentos, el sueño dorado de Hernández se concretó el 29 de agosto de 2009, cuando fue elegido para viajar a bordo del transbordador Discovery. Mientras se encontraba en órbita, Hernández concedió varias entrevistas a la televisión mexicana, por lo que se convirtió en el primer astronauta en usar el español en el espacio y en pedir que se incluyera el nombre de México como uno de los países que había participado en esa misión.

Hoy Hernández dice que su tarea más importante es la de ser un buen padre y motivar a sus hijos a estudiar, tal como lo hicieron sus padres. “No hay misión más importante”, subrayó.

El mensaje, por supuesto, no es nuevo, pero cobra una gran fuerza cuando se escucha directamente de un hombre que llegó a las alturas de Hernández.

Ley ‘Tres Pies de Seguridad’ para Ciclistas

El  Departamento de Vehículos Motorizados de California (DMV) recuerda a los automovilistas  la  ley conocida como “Tres Pies de Seguridad”. De acuerdo a la nueva ley AB1371 Bradford—aprobada por el Gobernador Jerry Brown Jr, requiere que el conductor de un vehículo que intente rebasar a un ciclista sobre la misma dirección en una carretera, deberá mantener por lo menos tres pies de distancia entre su vehículo y la bicicleta.

La ley  menciona que en caso de que el tránsito o las condiciones en la carretera prevengan a un automovilista a dar los tres pies de distancia a un ciclista, los conductores deberán “desacelerar a una velocidad razonable y prudente” y sólo podrán rebasar cuando no haya peligro para el ciclista.

De no hacerlo, el conductor del vehículo puede recibir una multa, aunque no haya ocurrido un choque. La violación puede resultar con una multa de $35. Sin embargo, si ocurre un choque y el ciclista resulta herido, por haber violado la ley “Tres Pies de Seguridad”, el conductor puede recibir una multa de hasta $220.

Anteriormente, la ley solo requería que el vehículo cediera el paso a la izquierda a un ciclista “a una distancia segura”. En California cada año, más de 100 personas mueren y cientos más resultan heridos en choques que involucran bicicletas. Algunos choques que afectan a ciclistas pueden estar relacionados a la misma conducta del ciclista, mientras que otros se deben a la falta de atención del conductor.

Los conductores deben mirar con cuidado y asegurarse que no haya ciclistas, antes de dar vuelta a la izquierda o la derecha, o de entrar a los carriles para uso de bicicletas; también deben asegurarse que no hay ciclistas antes de abrir las puertas al lado de tráfico.

Los ciclistas en la vía pública tienen los mismos derechos y responsabilidades que los automovilistas, y están sujetos a las mismas leyes y reglamentos.

Consulte el Manual del Automovilista de California para familiarizarse con estas reglas. California es uno de 24 estados que requieren que los automovilistas den tres pies de distancia a los ciclistas al pasar, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales.

Total
0
Shares
Leave a Reply

Your email address will not be published.

Previous Article

Fatima Guzman is the athlete of the week

Next Article

Our problem isn’t gun violence — mass shootings are domestic terrorism

Related Posts