Costo de dejar la escuela

Support Local Journalism

LOGIN
REGISTER

Con nuestros estudiantes en receso de la escuela por el verano, es buen momento para analizar la educación que nuestros hijos reciben, como padres debemos  ver las opciones que nuestros hijos tienen, sobre todo si ya va a entrar a su último año en la High School. Es nuestra responsabilidad pedir una educación de valor para nuestros hijos. Aquí les presento un ejemplo de cómo se combinan varios factores que hacen que  nuestros hijos decidan abandonar la escuela. Este ejemplo lo podemos ver aquí en Winters, en Woodland, en cualquier ciudad.  Desde hace más de dos meses, Diana N., quien tiene un pequeño negocio de limpieza de casas en la ciudad, tiene una nueva empleada: su hija Ana, de 17 años.”La chamaca ya no quiso seguir estudiando, que porque no aprendía nada, así que para que no ande vagando, mejor me la traje para que me ayude”, dice  Soledad, una madre originaria de México. Ana no está del todo conforme con la decisión de su madre de llevarla a trabajar, pero acepta que si no estudia, tiene que aportar para el ingreso familiar.”No me gusta este trabajo, pero ni modo, al menos mi mamá me paga por lo que hago y tengo para mis gastos”, murmura con resignación. Diana tampoco está contenta con el hecho de que Ana haya dejado la escuela. “Yo hubiera querido algo mejor para ella, que estudiara para que no pasara lo mismo que yo, pero es muy cabeza dura”, afirma. El drama de los jóvenes latinos que deciden abandonar los estudios se repite una y otra vez. La tasa de deserción escolar en este grupo es una de las más altas del país: el 50% no termina la high school. Hay muchas razones que explican esa tendencia, entre ellas que las escuelas públicas, sobre todo en zonas de minorías, no atienden adecuadamente a los alumnos. No hay suficientes maestros y consejeros para guiarlos cuando se muestran confundidos o desinteresados, no les dan clases que los preparen para la universidad e incluso a veces carecen de libros de texto e instalaciones en buenas condiciones. Pero, sin duda, uno de los factores que más pesa en el abandono escolar es la falta de participación de los padres en la educación de sus hijos. En ese sentido, los anglos y los asiáticos tienen una participación de hasta el 78%, pero entre los latinos es de sólo el 30%. Son muchos los obstáculos que impiden a los padres latinos participar: las barreras idiomáticas, las dobles jornadas de trabajo y el estar indocumentados. Pero el principal es la falta de información. “No saben que tienen derecho a exigir una buena educación para sus hijos”. A Diana, por ejemplo, nunca se le ocurrió que podía haber intentado hablar con los maestros de Ana para que no dejara la escuela. Esta apatía tiene graves consecuencias. Lo más preocupante es que, en lugar de bajar, el porcentaje de deserción escolar seguirá creciendo si los padres no se deciden a exigir la educación que sus hijos merecen y el costo será muy alto no sólo para ellos sino para el país. Debemos de tener más comunicación con nuestros hijos con respecto a la escuela, pedirles que busquen orientación, y nosotros como padres acercanos a los maestros y consejeros para pedirles que ofrezcan dentro de sus posibilidades la mejor educación que puedan para nuestros hijos.]]>

Total
0
Shares
Leave a Reply

Your email address will not be published.

Previous Article

Fireworks ruled to blame for July 4 tree fire

Next Article
FILE: The front of the Winters Public Safety Building is pictured on March 26, 2019. Photo by Matthew Keys/Winters Express

Winters Public Safety Report Logs: July 17

Related Posts