Estrategias para los padres con jóvenes al volante

Support Local Journalism

LOGIN
REGISTER

Los padres sabemos que los adolescentes tienen mucho que enseñarnos. Gracias a sus hijos adolescentes muchos padres pueden enviar mensajes de texto, revisar el correo electrónico en los teléfonos celulares o usar los MP3. Pero también es nuestra responsabilidad  enseñar a las adolescentes maneras para que sean unos conductores más precavidos. Es importante para los padres hispanos porque los choques de automóviles son la causa principal de muerte entre los adolescentes hispanos. Afortunadamente ésta es una estadística que usted puede cambiar. A continuación se encuentran cinco estrategias para ayudarles a los adolescentes a entender los riesgos de las calles y carretera y a pensar dos veces antes de manejar distraídos:

  1. Dé buen ejemplo: Si le dice a los adolescentes que sigan comportamientos precavidos al manejar, usted también debe hacerlo. Es decir, use siempre el cinturón de seguridad, mantenga el teléfono celular en la guantera y evite otras distracciones mientras maneja.
  2. Establezca e imponga reglas de manejo: Hable con los adolescentes lo que significa ser un conductor precavido y establezca las reglas para cuando ellos estén al volante. Las reglas deben tener consecuencias que debe imponer. Por ejemplo, si su hija maneja sin el cinturón de seguridad, entonces no podrá ir a la fiesta de quinceañera de su amiga.
  3. Evite añadir tentaciones: Mantenerse en contacto con sus hijos adolescentes es importante, pero recuerde que su llamada, correo electrónico o mensaje de texto puede ser una distracción. De hecho, los conductores que usan dispositivos de mano tienen cuatro veces más probabilidad de chocarse lo suficientemente fuerte como para lesionarse. No corra ese riesgo. Evite comunicarse con sus hijos adolescentes mientras están en la carretera. Crear
  4. Aprenda las leyes de la seguridad del tráfico en su estado: Muchos estados tienen leyes para la Licencia del conductor graduado (GDL, por sus siglas en inglés) que prohíben a los conductores jóvenes hablar por teléfono celular y enviar mensajes de texto mientras están manejando. Asegúrese de que el conductor adolescente entiende que el violar estas leyes puede significar que le demoren o le suspendan la licencia.
Independientemente de la estrategia que use recuerde que el educar a sus hijos adolescentes acerca de las leyes y los riesgos de conducir les dará la información que necesitan para estar más seguros en las carreteras. La tasa de accidentes de tránsito para los conductores entre 16 a 19 años de edad es más alta que la de cualquier otro grupo de edad. ¿Qué causa que los conductores adolescentes sean conductores tan riesgosos? La siguiente es una lista de los factores de riesgo principales. Falta de buena detección de peligros. La capacidad de detectar peligros dentro del ámbito de manejo se apoya en las habilidades de percibir y recopilar información e implica el estímulo apropiado para la identificación de peligros amenazantes. A los conductores jóvenes sin experiencia les toma tiempo adquirir estas habilidades. Percepción baja de riesgo. La percepción de riesgo implica el evaluar subjetivamente el grado de amenaza de un peligro y la capacidad para manejar esa amenaza. Los conductores jóvenes sin experiencia tienden a subestimar el riesgo de choque en situaciones peligrosas y a sobreestimar su habilidad para evitar las amenazas que identifican. Tomar riesgos. Los adolescentes tienden a tomar más riesgos cuando manejan debido a su excesiva confianza en sus capacidades de manejo. Es más probable que los conductores jóvenes sin experiencia participen en conductas arriesgadas tales como exceso de velocidad, seguir muy de cerca a otros vehículos, pasar semáforos en rojo, no obedecer las señales y semáforos de tránsito, dar vuelta ilegalmente, rebasar peligrosamente y no ceder el paso a los peatones. Falta de habilidad. Los conductores jóvenes sin experiencia aun no han dominado las habilidades y conocimientos básicos sobre el manejo de un vehículo que necesitan para manejar con seguridad. Alcohol y drogas. Manejar bajo la influencia del alcohol y/o drogas es una causa común de choques graves, y en especial los mortales, que implican a los conductores adolescentes. Los adolescentes que beben y manejan tienen mayor riesgo de sufrir un choque grave que los conductores mayores con concentraciones iguales de alcohol en la sangre. Llevar pasajeros. Para los adolescentes, el riesgo de tener un choque aumenta cuando llevan pasajeros-el riesgo de mortalidad de conductores entre los 16-17 es 3.6 veces mayor cuando están manejando con pasajeros que cuando están manejando solos, y el peligro relativo de un choque mortal aumenta cuando el número de pasajeros aumenta. Los pasajeros adolescentes pueden distraer a los conductores adolescentes y animarlos para que tomen más riesgos, especialmente para los jóvenes varones cuando están con otros jóvenes varones.]]>

Total
0
Shares
Leave a Reply

Your email address will not be published.

Previous Article

Los hispanos somos los más discriminados

Next Article
blank

Blazes in nearby Solano County keep firefighters busy

Related Posts