Visite a su doctor

Support Local Journalism

LOGIN
REGISTER

La salud es una parte importante de nuestras vidas y la mayoría de las veces pensamos que no nos va a pasar nada.  Aunque pasamos por achaques nunca creemos que estos nos vayan a vencer, ya que en nuestras mentes nos sentimos que vamos a existir para siempre. La muerte o el fin lo vemos en otros pero no en nosotros mismos. Por eso, nos resistimos a creer que somos débiles y que el cuerpo es un instrumento o aparato que con el tiempo sufre desgastes y que tenemos que evitar someterlo a actividades muy rigurosas que vayan más allá de sus fuerzas físicas, por tal motivo tenemos que darle el mantenimiento correspondiente. La duradez saludable del cuerpo dependerá del cuidado que le demos.  Vamos al médico a curarnos de las dolencias. Esa manera de pensar está en dirección opuesta a las enseñanzas y aprendizajes de su profesión. Más que curar, la función del médico es prevenir que la enfermedad o achaque suceda. Por eso, la visita al médico debe hacerse cuando nos sentimos sanos y no sólo cuando nos enfermamos o nos sentimos un malestar. Si lo hacemos así, no sólo podríamos prevenir que algo negativo suceda sino también, que un malestar sea detectado a tiempo y la posibilidad de tratamiento sea más efectiva.  Pero como usualmente hacemos lo contrario, nos vemos en el trance de padecer los achaques por más largo tiempo y nos exponemos a recibir malas noticias de que el padecimiento va a limitar nuestras actividades diarias y por tanto, a perturbar nuestras mentes y nuestro estado de ánimo. Esto así, porque sin buena salud no podemos disfrutar a plenitud lo que nos trae la vida. Por otro lado, al acercarnos al médico tenemos que dejar atrás actitudes y prejuicios que impiden que encontremos los resultados que buscamos. Muchos creemos que al llegar a la oficina del doctor, llegamos donde un mago o predigitador, que con una varita mágica va a adivinar lo que tenemos. No, el médico, para hacer un diagnóstico claro de lo que padecemos necesita nuestra colaboración. Por eso, debemos responder las preguntas que el doctor nos hace sin miedo y sin temor, y sin pensar en suspicacias. También debemos hacer preguntas y no quedarnos con dudas e interrogantes. Sólo así obtendremos una clara idea de los achaques que nos afectan. Hay una gran cantidad de padecimientos y enfermedades que están ligados a nuestros familiares y antepasados. Estos forman parte de nuestro historial de salud, que es importante que el doctor los conozca. Hoy se ha determinado que muchas formas de cáncer, enfermedades cardíacas y la diabetes las heredamos del pasado familiar. Si en su familia hay o hubo en el pasado algunos casos de estas enfermedades es bueno hacérselo saber al médico. También debemos dejar atrás aquellos tabúes tradicionales que interfieren en la relación medico paciente. Uno de ellos, muy extendido entre los hombres hispanos, es el de evitar hacerse el examen de la próstata por el método que todavía se usa.  Debemos añadir, que una dieta alimenticia balanceada es un elemento esencial para mantenernos en buena salud. Hay que evitar el uso excesivo de grasas e introducir en nuestra dieta el uso abundante de vegetales y frutas. Los hispanos somos carnívoros por excelencia y no somos muy dados a comer vegetales en la comida. No olvidemos tampoco el ejercicio aunque sea tres veces a la semana. Los adultos hispanos creemos que el ejercicio es para los jóvenes y después de un día de trabajo la mecedora y la televisión se convierten en las preferidas de todos. Tenemos que dejar esa costumbre aunque sea buena para nuestro cansado cuerpo.  Para hacer ejercicio no hay que ir a un gimnasio o un club sofisticado de esos que tienen todos los accesorios modernos de ejercicios. Ir a caminar a un parque de los tantos que hay en la ciudad o en la calle del vecindario, es una manera de ejercitarse y no cuesta nada. También así estimulamos a los más jóvenes que con los juegos electrónicos de hoy llevan una vida sedentaria, alejándose del deporte y las actividades de movimiento. Eso está contribuyendo a aumentar el número de jóvenes con sobrepeso y por consecuencia, a una gran incidencia de diabetes entre este sector de la población. Al contribuir a la buena salud de la nueva generación estamos haciendo una gran aportación a su felicidad futura.]]>

Total
0
Shares
Leave a Reply

Your email address will not be published.

Previous Article

Necesidad de un centro para nuestros jóvenes en Winters

Next Article

Big Day of Giving: Winters Farm to School

Related Posts